jueves, 15 de septiembre de 2016

Cada día es una fiesta

Hasta que no descubres el verdadero sentido de la vida lo único que haces es acumular vacíos… Estos días atrás me lo han vuelto a demostrar. La semana pasada tenía necesidad de lluvia, y ayer llegó. Y por supuesto también tenía ganas de risas, y de amigos, y de pasar unas horas relajadas… Todo llegó.
.
«Siempre recoges lo que siembras… 16 años repartiendo armonías han dado sus frutos: Valdelicea & Cía.» He leído que decía Patxi hace unos minutos en Twitter. Dejando a un lado las armonías, Valdelicea sin la «Compañía» no es nada. Salvo el nombre de un paraje, eso sí. ¿Y quién es la compañía? Os lo diré: vosotros. Todos los que hacéis posible que nuestra vida sea cada día una fiesta. Unos por lo que ayudáis y otros por lo que nos enseñáis. A tod@s: ¡muchas gracias!
.
© Manel Marina

jueves, 1 de septiembre de 2016

Buscavidas


Aunque en el diccionario de la RAE aparecen dos acepciones para buscavidas, «Persona demasiado curiosa en averiguar las vidas ajenas» y «Persona diligente en buscarse por cualquier medio lícito el modo de vivir», para lo que nos ocupa, me quedo con la primera.

Quieras que no, hagamos lo que hagamos, llamamos la atención. Son muchos los buscavidas y cotillas que desde hace años intentan saber qué hay detrás de todo este entramado llamado Valdelicea & Cía. ¿ONG? ¿Empresa? ¿Servicio público? Incluso, como algunos sabéis, en ocasiones hasta nos han tildado de secta. Ya ves tú. Y todo ¿por qué? Os lo diré, porque alguna gente no entiende el concepto de ayudar. Gratis. Aunque, claro está, no todo es gratis. Ese es otro tema que hemos repetido hasta la saciedad: nos financiamos con la prestación de nuestros servicios. En fin, mucha paciencia es la que hay que tener para seguir ayudando… la que, sin ir más lejos, demuestra cada día nuestro querido amigo Manel. Esta es su, supongo, (pen)última idea: Te cambio el tiempo.

¿Quién da más?

© Lucía Arranz

martes, 2 de agosto de 2016

Solidaridad y generosidad

Por desgracia no siempre van de la mano..
.
En otros tiempos nos desgañitábamos aclarando, diciendo o defendiendo, lo que éramos y lo que no éramos. Me refiero tanto desde aquí como desde cualquier otra página de Valdelicea & Cía. Hoy por hoy, han pasado muchas cosas y muchos años. Y gracias a Dios, modestia aparte, nosotros estamos en otra dimensión. Lo digo en comparación con esas otras asociaciones de ayuda dedicadas más a captar socios que a echar una mano a todo aquel que de verdad lo necesita. Y esto va por lo que no debería de ir, por lo de siempre. Por esos personajillos que de cuando en cuando nos envían correos para tantear… o qué sé yo, para hacernos perder el tiempo.

Por lo tanto, ya sabéis, sigamos a nuestro aire. Si oís un grito de ayuda, largar un cabo o lanzar un salvavidas. Si la llamada es cierta o no, eso no es cosa nuestra. Allá cada cual con sus mentiras.

© Manel Marina

sábado, 11 de junio de 2016

Qué hacéis, cómo, dónde…

Con tanto estar presente en todas partes: Facebook, LinkedIn, Twitter…  reconozco que he perdido la costumbre de explicar «en vivo y en directo» quién soy y qué hago. Para muestra: esta mañana me han preguntado y, la verdad, me he quedado en blanco. Entendámonos, no es que no sepa quién soy. ¡Vive Dios! Lo sé muy bien. Mi lapsus ha venido porque no esperaba esa pregunta en el lugar donde me encontraba: en la pescadería. De hecho, olvido con cierta frecuencia que vivo en un pequeño pueblo donde todo el mundo se conoce… y no en el laberinto de una gran una ciudad donde ocurre lo contrario, todos somos anónimos.   
.
Resumiendo, ayudar, acompañar, guiar, dirigir, aconsejar… es lo nuestro. Por algo somos lo que decimos ser: coaches, facilitadores, instructores, consultores, mentores, guías…
.
© Manel Marina

viernes, 10 de junio de 2016

Conexión energética


No sé si os pasa pero a mí me ocurre con mucha frecuencia, «oigo a mis amigos en la distancia». En los últimos meses, por no decir años, se me está agravando. El nivel de «audición» es cada vez mayor. Entendámonos, escuchar, no escucho nada. Es un sentir sutil, un qué sé yo. Un saber que alguien está pensando en mí, en nosotros o en algo relacionado con nuestra vida o trabajo. Esta noche pasada, en plena madrugada, me desperté y el primer pensamiento me llevó hacia Clara. Hace un momento he descubierto su post: «Déjame que te cuente»; te dejo, te dejo…

Algo parecido me ocurre con Ingrid, con Paz, con Lucía… estén donde estén y aunque pasen días o incluso semanas que no hablemos, en la distancia, sé si están o no bien. Y si esto me ocurre con los vivos imaginaros con los «no-vivos», más de una vez lo he comentado. Por extraño que parezca, sí, también… Por eso, dentro de lo malo, estoy tranquilo. Hombre, qué duda cabe, puestos a elegir me gustaría que unos y otros estuvieran aquí.

Quizá por todo esto últimamente estoy tan cansado. No paro de recibir «mensajes», me siento radiobaliza… ¿Será una señal?

© Manel Marina