No te lo pienses demasiado


Lo que quiera que sea que tengas entre manos, no te lo pienses demasiado: ¡Hazlo! Mueve ficha… Los indecisos, por muy perfeccionistas que sean, tienden a perder el tren. Cuando se quieren dar cuenta el convoy ya está lejos, muy lejos. En mi opinión las oportunidades hay que atraparlas al vuelo, sean buenas o regulares. Porque en realidad nunca se sabe lo que puede o no venir después…
El «yo pensé», no siempre sirve. Así que ya sabes, si es tu caso, mueve ficha.
© Manel Marina

Sí, señor

No hay más oficio que el de ejercer.

Nos pasamos el día preguntando: Y tú, ¿qué quieres ser de mayor? ¿Cuál es tu sueño? Cuéntame… y cuando se arrancan, a veces, nos quedamos locos. ¡Qué cosas dice la gente! Que si ser más joven, que si… De hecho, más de una vez me he quedado con ganas de contestar: soy coach, no mago.
.
En definitiva, una cosa es dar rienda suelta al método socrático, a la mayéutica, y otra muy distinta pedir imposibles.
.
© Fernando Vázquez

Mentoreando que es gerundio

Ayudar, acompañar, guiar, dirigir, aconsejar… es lo nuestro.
.
Si bien es cierto que soy muy amigo de españolizar muchos de los términos que empleamos cada día, en este caso estoy haciendo un guiño a mi querida y nunca olvidada Portugal. Ya sabéis, mi segunda patria. 
 
Si no me falla la memoria creo que fue allá por 2009, en el transcurso de una convección de nuestra oenegé, cuando descubrí que «mentorear» en portugués significa tutelar. Pues eso, por algo somos lo que decimos ser: coaches, facilitadores, instructores, consultores, mentores, maestros, guías… de empresas y personas.

© Manel Marina

Kipling siempre ayuda

Si piensas que estás vencido, ya lo estás,
si piensas que no te atreves, no lo harás,
si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes,
es casi seguro que no lo lograrás.

Porque en el mundo encontrarás que el éxito
empieza con la voluntad del hombre.
Todo se halla en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado
antes de haber iniciado su trabajo.

Piensa en grande y tus hechos crecerán,
piensa en pequeño y quedaras atrás,
piensa que puedes y podrás;
todo está en el estado mental.

Si piensas que tienes ventaja, ya la tienes;
tienes que pensar bien para elevarte,
tienes que estar seguro de ti mismo,
antes de intentar ganar un premio.

La batalla de la vida no siempre la gana
la persona más fuerte o ligera,
porque tarde o temprano, la persona que gana,
es aquella que cree que puede hacerlo.


Rudyard Kipling