Mostrando entradas con la etiqueta Valdelicea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Valdelicea. Mostrar todas las entradas

Kipling siempre ayuda

Si piensas que estás vencido, ya lo estás,
si piensas que no te atreves, no lo harás,
si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes,
es casi seguro que no lo lograrás.

Porque en el mundo encontrarás que el éxito
empieza con la voluntad del hombre.
Todo se halla en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado
antes de haber iniciado su trabajo.

Piensa en grande y tus hechos crecerán,
piensa en pequeño y quedaras atrás,
piensa que puedes y podrás;
todo está en el estado mental.

Si piensas que tienes ventaja, ya la tienes;
tienes que pensar bien para elevarte,
tienes que estar seguro de ti mismo,
antes de intentar ganar un premio.

La batalla de la vida no siempre la gana
la persona más fuerte o ligera,
porque tarde o temprano, la persona que gana,
es aquella que cree que puede hacerlo.


Rudyard Kipling

Cada día es una fiesta

Hasta que no descubres el verdadero sentido de la vida lo único que haces es acumular vacíos… Estos días atrás me lo han vuelto a demostrar. La semana pasada tenía necesidad de lluvia, y ayer llegó. Y por supuesto también tenía ganas de risas, y de amigos, y de pasar unas horas relajadas… Todo llegó.
.
«Siempre recoges lo que siembras… 16 años repartiendo armonías han dado sus frutos: Valdelicea & Cía.» He leído que decía Patxi hace unos minutos en Twitter. Dejando a un lado las armonías, Valdelicea sin la «Compañía» no es nada. Salvo el nombre de un paraje, eso sí. ¿Y quién es la compañía? Os lo diré: vosotros. Todos los que hacéis posible que nuestra vida sea cada día una fiesta. Unos por lo que ayudáis y otros por lo que nos enseñáis. A tod@s: ¡muchas gracias!
.
© Manel Marina

Solidaridad y generosidad

Por desgracia no siempre van de la mano..
.
En otros tiempos nos desgañitábamos aclarando, diciendo o defendiendo, lo que éramos y lo que no éramos. Me refiero tanto desde aquí como desde cualquier otra página de Valdelicea & Cía. Hoy por hoy, han pasado muchas cosas y muchos años. Y gracias a Dios, modestia aparte, nosotros estamos en otra dimensión. Lo digo en comparación con esas otras asociaciones de ayuda dedicadas más a captar socios que a echar una mano a todo aquel que de verdad lo necesita. Y esto va por lo que no debería de ir, por lo de siempre. Por esos personajillos que de cuando en cuando nos envían correos para tantear… o qué sé yo, para hacernos perder el tiempo.

Por lo tanto, ya sabéis, sigamos a nuestro aire. Si oís un grito de ayuda, largar un cabo o lanzar un salvavidas. Si la llamada es cierta o no, eso no es cosa nuestra. Allá cada cual con sus mentiras.

© Manel Marina

De promesas está el mundo lleno

Ahora que estamos en «campaña electoral» veréis la cantidad de promesas que nos hacen… A mí las únicas que me interesan son las vuestras, las de la gente corriente. Esas que todos nos hacemos generalmente a primeros de año: voy a dejar de fumar, adelgazaré, iré al gimnasio, aprenderé idiomas… ¿Te suenan?

¿Qué pasó con las tuyas? ¿Las cumpliste? Si quieres, para el próximo año te propongo una idea… ¡Apúntate a nuestros talleres!

Uno de nuestros talleres de referencia, incluso desde la época en la que «El Bosque de Armonía como asociación de ayuda en el crecimiento personal», no era más que un proyecto que se empezaba a hilvanar. Siempre fue aquel que llevaba por título: «Simplifica tu vida». Que, como es lógico suponer, trataba de temas psicológicos que ayudaban a optimizar nuestra vida.Desde luego que todo vale, sigo defendiendo la misma postura. Pero insistiendo en la opción, tantas veces apuntada en mis escritos, del «Self Service». Es decir, de un entrenamiento y práctica para nosotros mismos. O, como mucho, un compartir lo que sé y a mí me va o me fue bien. Por descontado, nunca se me ocurriría decir o hacer lo que ni soy ni me considero preparado para ejercer. Jamás sería tan descerebrado como para ofrecerme, pongamos por caso, de mecánico de motocicletas por mucho que me guste conducir motos. Como tampoco se me ocurriría en la vida escribir tratados sobre, qué sé yo, las diferencias existentes entre los carburadores Venturi fijos o variables… Pero, eso sí, como usuario siempre podré comentar mis preferencias.

Resumiendo, no perdáis de vista lo que muy pronto aparecerá sobre nuestros talleres y eventos. Seguro que alguno encaja en lo que buscáis o necesitáis.


¡Hasta pronto!

© Manel Marina

Rectificar es de sabios

Seréeenate, desecha toda sombra de duda, confía, tranquilízate… No os lo digo a vosotros, me lo digo a mi mismo. Aun así, si queréis copiarme, mal seguro que no os va.
.
Esta mañana me han dado una lección que no creo que olvide en mucho tiempo. Cierto, para aprender no hay edad… Hoy los coaches y terapeutas asociados de Valdelicea & Cía. teníamos una cita de supervisión. Algo así como un examen de conciencia, un repasar lo que llevamos entre manos, un saber dónde estamos y hacia dónde vamos…  Al ser, como digo, asociados debemos cumplir con unos mínimos protocolos. Pues bien, el asunto ha sido el siguiente: un compañero ha propuesto poner en marcha una especie de subasta de servicios terapéuticos para poder llegar a gente que con toda seguridad necesita ayuda pero que tal y como están las cosas posiblemente no se atrevan a dar el paso de pedirla. Es decir, un: “¿cuánto pagas?” Puesto que, y esto lo digo por experiencia, cuando alguien recibe un servicio gratuito antes o después termina creyendo que se le trata como si fuera un cliente de segunda división. Algo que por supuesto, al menos por nuestra parte, nunca ha sido así. La idea me ha encantado, me ha parecido encomiable. Y en cuanto a la lección pues, está claro, nos quejamos demasiado siendo como somos unos privilegiados. Que, por tener, tenemos hasta trabajo.
.
© Vicente Fernández

Limpieza de verano

Hace tiempo que queremos aligerar los blogs, pero tenemos tanto material que no sabemos por dónde empezar. Son muchos años y muchos recuerdos los que están referenciados entre los más de cuatro mil posts existentes. “Total que al final mucho me temo que tendremos que tomar medidas drásticas. Es decir, cortar por lo sano: este sí, y este también…” –dijo ayer Manel, y por lo que veo eso debe de estar haciendo-.
.
Las limpiezas siempre son buenas, dejan espacio para lo nuevo por llegar.
.
© Fernando Vázquez

¿Y del dolor, qué?

¿No hablamos…?
.
No pretendo ser agorero pero, ya sabéis, por norma general nadie se mete “en un lío como este” de no ser por los dolores del alma. Se empieza buscando ayuda y se termina ayudando… Como muy bien señala Joan Manuel Serrat en su canción Los recuerdos, suelen contar mentiras. “Se amoldan al viento, amañan la historia; por aquí se encogen, por allá se estiran, se tiñen de gloria, se bañan en lodo, se endulzan, se amargan a nuestro acomodo, según nos convenga; porque antes que nada, y a pesar de todo, hay que sobrevivir.” Por tanto, al único que hay que felicitar por estos 13 años, estoy de acuerdo con vosotros, es a Manel. Sobre todo por su constancia, la que nos falta a muchos.
.
© Fernando Vázquez

Zánganos y obreros


Toda la vida hemos llamado zánganos a quienes no trabajaban. De hecho, así lo recoge el diccionario: «Hombre holgazán que se sustenta de lo ajeno.» Vamos, algo así como los sindicalistas ¿no? Esos que hoy se manifestarán…
.
Cada vez que llega esta fecha, el 1 de mayo, me hago la misma pregunta: si no soy obrero, que desde luego no lo soy, entonces ¿qué soy? ¿Un marciano?  Lo único que tengo claro es que en los treinta y ocho años que llevo trabajando jamás he estado de baja, no me lo podía permitir. Como igualmente creo que nuestro país no se puede permitir ninguna fiesta teniendo a más de SEIS MILLONES DE PERSONAS SIN TRABAJO.
.
Por lo tanto, ya sabéis. Aquí estoy para lo que necesitéis.  
.
© Manel Marina

Miedo, tengo miedo

Cuando no, también, “pericitis”; pereza, apatía, inconstancia, etc., etc.
.
¡Qué cosas dices, Manel! ¿Cambiar? ¿Mejorar? ¿No perder el tiempo?  Eso no se estila, no hay más que ver cómo va el país… Por lo demás, nos falta humildad. Esa tan necesaria para aceptar que necesitamos ayuda, sea para mejorar o sea para resolver…
.
En definitiva, para cambiar hay que querer.
.
Tanto si crees que puedes como si no, estás en lo cierto. Henry Ford
.
© Pedro Blanco

Help, ayúdame

Vale, ¿cuándo empezamos?
.
En el mejor de los casos, te hacen llegar un escueto «Ya te llamaré.» Pero la mayoría no te dice nada, lo tienes que adivinar. Entre medias han quedado unos cuantos correos y otras tantas llamadas sin respuesta, pero lo que más ha quedado es cierto nivel de desengaño. Sobre todo por parte de los terapeutas que tan solícitamente trataron de ayudar.
.
Por años que cumpla sigo sin entender esta estúpida manera de actuar, o quizás sea por eso. Porque me estoy haciendo mayor, y cada vez entiendo menos la pérdida de tiempo. Pudiendo estar bien, al ciento por cien, no veo la necesidad de conformarse con una vida a medio gas.
.
Resumiendo, si tú eres de los que crees que «tienes derecho» a llevar una vida más plena y feliz, ya sabes, llámame o escríbeme. Pero, eso sí, si inicias el proceso ve hasta el final. No te quedes a medias.
.
© Manel Marina

Tú ¿qué es lo que quieres?

Esta es la única pregunta cuya respuesta esconde la clave de todo buen proceso… Y naturalmente cada cual tiene la suya puesto que no todos queremos las mismas cosas. Sirva como ejemplo lo que hoy un amigo (cliente) me decía: «desde siempre he soñado con vivir en un pueblo. Pero no en cualquier pueblo, en uno pequeño y verde…»
.
Me ha dado todo tipo de detalles, incluso se veía recibiendo a sus amigos e hijos el fin de semana. Pero en cuanto he preguntado: «¿Y tú te ves viviendo allí solo toda la semana?» Tras un prolongado silencio terminó diciendo: «Tienes razón, soy urbanita. Necesito estar rodeado de gente…»
.
¿Os dais cuenta? Una cosa es lo que soñamos y otra bien distinta es la realidad, el día a día. Con nuestras relaciones ocurre lo mismo, en general somos muy teóricos. Nos creamos unas historias mentales poco menos que de cuento. De hadas, claro. A unos les da por lo bucólico de la vida idílica y pastoril, a otros por las cuentas del Gran Capitán y a los de más allá por los príncipes y las princesas. Pero cuando se impone la realidad es como si te pincharan el globo, vienen los lloros y los pobres de mi. En definitiva, en ese momento es cuando toca aceptar que nos hemos equivocado. Y en estos casos el orgullo juega un papel importantísimo, no todos lo dejan a un lado.   
.
Resumiendo, errar es humano. Si necesitas ayuda…
.
© Manel Marina

Que si sí, que si no…

Hacía mucho tiempo que no debatíamos; ya se sabe, somos pocos pero bien avenidos. Hablo de continuar o no continuar con el “coaching asociado” que practicamos en Valdelicea & Cía. De momento ganamos los defensores. Todo hay que decirlo, somos muchos los que preferimos seguir juntos en el mismo barco y con el mismo capitán. Quieras que no, el patrón tiene un no sé qué que lo hace único… y por lo demás, con él se aprende un montón. Entre otras razones porque es muy poco convencional. Supongo será porque es de la vieja escuela, de los que empezó de grumete y se curtió con el humo de cien batallas. En cualquier caso, creo yo, no están los tiempos para romper… Todo lo más, sumar.
.
© Fernando Vázquez

Cosas de la edad

Parece que fue ayer cuando desembarcamos todos en Lisboa dispuestos a ayudar. Queríamos ser cooperantes, y lo fuimos. Treinta años después seguimos queriendo ayudar pero, ahora, de otra manera. Hemos aprendido, sí. Pero también hemos pagado un alto precio, nos dejamos la juventud… En compensación ganamos una nueva familia: treinta y tres hermanos-amigos para siempre. ¿Para siempre?  Últimamente me ronda una preocupación: ¿Qué será de todo esto si faltará nuestro capitán? Lo pienso, los despienso y lo vuelvo a repensar… ¡No doy con la respuesta!
.
© Clara Echegaray

La escalada

Más que de escaleras yo hablaría de escaladas, sobre todo teniendo en cuenta la predecible dureza de esta semana. Tenemos dos aniversarios tristes. Uno por Giuseppe y otro por Paola, once y ocho años respectivamente. Por eso digo lo de la escalada… Se necesita ser muy valiente para llegar tan alto después de tanta pérdida querida. De hecho, por ellos estamos aquí. Y naturalmente  porque nuestro aguerrido “alpinista” supo transformar su dolor en ayuda para los demás, esa que ahora muchos le niegan.  
.
© Fernando Vázquez  

Nuestras expresiones

«Verás mañana,» ha sido siempre una expresión muy nuestra en el entorno de los cooperantes. Sobre todo por los madrugones que nos teníamos que dar para compensar las diferencias horarias y poder así hablar con los compañeros desplazados por esos mundos… «Te veré caer,» es otra. Esta perogrullada está muy relacionada con todos aquellos que no prevean correctamente su futuro. O lo que es peor, desatienden a la gente que está a su alrededor… Y por último, mi favorita: «De lo tuyo gastas.» No creo que necesite mucha explicación. De hecho, es un compendio de las dos anteriores. Cuando abusas de algo, terminas cayendo. Es decir, la vida te pasa factura.
.
En este proceso de cambio y transformación en el que estamos metidos con las «Valdeliceas», como es lógico entender, a todos nos están llegando historias del pasado. Doce años de trabajo común dan para mucho recordar. A veces ni yo mismo me creo que haya sido capaz de aguantar tantos años y tantos sucesos encadenados… Pero sí, así es. No hay más que leer para confirmar. Desde el primer blog que creé en 2004 hasta hoy, sin olvidar el foro de la antigua web de El Bosque de Armonía del que por supuesto guardo copia, son muchísimos recuerdos los que conservo. Aun así, hay quien me gana. Lucía, por ejemplo, incluso conserva los mails. Y naturalmente toda la papelería de órdenes de trabajo, incidencias, desplazamientos, embarques, listado de pertrechos, cooperantes desplazados, etc. Alguien me dijo una vez: «no tires nada porque nunca sabes cuándo puedes volver a necesitarlo.» Es cierto, algunas veces «tirando de archivo» he conseguido salir airoso de alguna que otra difícil situación.
.
Resumiendo, estamos «archivando» para pasar página. Es decir, para dejar espacio a lo nuevo por llegar.
.
© Manel Marina

El precio de la independencia

Hace algunos años el que era entonces alcalde de mi pueblo adoptivo, Luis Miguel, me explicó con pocas palabras el alto precio que se paga en política cuando vas de independiente. Es decir, cuando no te suscribes a ningún partido y tratas de ir por libre… En su momento me resultó muy conocido, dirigir una ONG es poco más o menos lo mismo que regir los destinos de un municipio. En ambos casos luchas por ayudar a las personas, aunque no siempre lo consigas. Ya se sabe, no todo el mundo opina igual. Y en lo terapéutico ocurre poco más o menos lo mismo, lo que haces con tu mejor intención no siempre se acepta de buen grado. Pero en fin, allá cada cual. Al final, creo yo, lo que cuenta es la conciencia. Y en este sentido, un servidor la tiene tranquila y en paz.
.
¿Qué pasará a partir de ahora con Valdelicea & Cía? A efectos prácticos, nada. Todo seguirá igual. Lo único, eso sí, separamos los «amarres» de la solidaridad y la empresa. La ONGD se va a México y la empresa, tal y como decía Vicente ayer, renacerá de sus cenizas. En cualquier caso, seguiremos apostando por las personas.
.
© Manel Marina

Naufragios

Cada uno se acuerda de lo suyo… Me contaba Rach hace un rato la pena que le dio el otro día cuando se enteró que la réplica de “la Bunty” (HMAV Bounty) se había ido a pique en Nueva York por culpa del Sandy. Hoy en las noticias del mediodía hablaban de un bergantín que está encallado frente a la costa de Málaga y a mí, cómo no, me ha recordado al St. Louis. De todos modos, por tristes que sean estos sucesos, a nosotros no nos afectan. Pero lo que sí nos afecta, por ejemplo, es el cierre de Valdelicea Social. Queramos o no, en ese hundimiento perdemos todos. Nosotros, los marineros (terapeutas), por todo el trabajo hecho y, los demás, los náufragos (el público en general), porque a partir de ahora tendrán un “tablón” menos donde agarrarse…  
.
© Fernando Vázquez

Noticia de última hora

Está confirmado: Valdelicea Social ¡CIERRA! Perdón, se disuelve. Valdelicea ONGD se traslada a México en busca de nuevos soles… Y nosotros, Manel Marina & Asociados, ya veremos. ¡Dios dirá!
 
© Fernando Vázquez

Cada oveja con su pareja

En la versión marinera no sé cómo se podrá decir, ¿cada ballenato con su ballena? Por cierto, no sé si sabéis que a los de Madrid hace muchos, muchos, años los llamaban, antes que gatos, ballenatos. Una que es muy mayor… Pues eso, que ya se van despejando los horizontes. Patxi lo ha explicado muy bien en Divide y vencerás.
.
Por quien más me alegro, nos alegramos tod@s, es por nuestro Capitán. Está muy cansado de aguantar pelmas, dicho sea desde el cariño. Guste o no, es la verdad. Tan verdad como la última frase que ha dejado en Twitter: “Como han cambiado los tiempos, antes vivíamos para trabajar y ahora mal vivimos por no poder trabajar.” A mi juicio, esto es lo que tiene que hacer: ¡Encerrarse y escribir! Pero no para los blogs sino para publicar en papel… Bueno, el tiempo nos lo dirá.
.
© Clara Echegaray

No bajéis la guardia

“No hay nada en el mundo que capacite tanto a una persona para sobreponerse a las dificultades externas y a las limitaciones internas, como la consciencia de tener una tarea en la vida.” Viktor Frankl
.
¡Feliz semana!