Kipling siempre ayuda

Si piensas que estás vencido, ya lo estás,
si piensas que no te atreves, no lo harás,
si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes,
es casi seguro que no lo lograrás.

Porque en el mundo encontrarás que el éxito
empieza con la voluntad del hombre.
Todo se halla en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado
antes de haber iniciado su trabajo.

Piensa en grande y tus hechos crecerán,
piensa en pequeño y quedaras atrás,
piensa que puedes y podrás;
todo está en el estado mental.

Si piensas que tienes ventaja, ya la tienes;
tienes que pensar bien para elevarte,
tienes que estar seguro de ti mismo,
antes de intentar ganar un premio.

La batalla de la vida no siempre la gana
la persona más fuerte o ligera,
porque tarde o temprano, la persona que gana,
es aquella que cree que puede hacerlo.


Rudyard Kipling

Cada día es una fiesta

Hasta que no descubres el verdadero sentido de la vida lo único que haces es acumular vacíos… Estos días atrás me lo han vuelto a demostrar. La semana pasada tenía necesidad de lluvia, y ayer llegó. Y por supuesto también tenía ganas de risas, y de amigos, y de pasar unas horas relajadas… Todo llegó.
.
«Siempre recoges lo que siembras… 16 años repartiendo armonías han dado sus frutos: Valdelicea & Cía.» He leído que decía Patxi hace unos minutos en Twitter. Dejando a un lado las armonías, Valdelicea sin la «Compañía» no es nada. Salvo el nombre de un paraje, eso sí. ¿Y quién es la compañía? Os lo diré: vosotros. Todos los que hacéis posible que nuestra vida sea cada día una fiesta. Unos por lo que ayudáis y otros por lo que nos enseñáis. A tod@s: ¡muchas gracias!
.
© Manel Marina

Solidaridad y generosidad

Por desgracia no siempre van de la mano..
.
En otros tiempos nos desgañitábamos aclarando, diciendo o defendiendo, lo que éramos y lo que no éramos. Me refiero tanto desde aquí como desde cualquier otra página de Valdelicea & Cía. Hoy por hoy, han pasado muchas cosas y muchos años. Y gracias a Dios, modestia aparte, nosotros estamos en otra dimensión. Lo digo en comparación con esas otras asociaciones de ayuda dedicadas más a captar socios que a echar una mano a todo aquel que de verdad lo necesita. Y esto va por lo que no debería de ir, por lo de siempre. Por esos personajillos que de cuando en cuando nos envían correos para tantear… o qué sé yo, para hacernos perder el tiempo.

Por lo tanto, ya sabéis, sigamos a nuestro aire. Si oís un grito de ayuda, largar un cabo o lanzar un salvavidas. Si la llamada es cierta o no, eso no es cosa nuestra. Allá cada cual con sus mentiras.

© Manel Marina